El Celtic da un paso adelante al empatar con el Shakhtar Donetsk

El Celtic da un paso adelante al empatar con el Shakhtar Donetsk

El Celtic viajó más de 1.000 millas para dar un pequeño paso. Para aquellos que consideren esto como una oportunidad perdida, un fracaso al dejar fuera a un equipo vencible desde una posición ganadora, es esencial un poco de contexto. El historial del Celtic en los partidos de la Liga de Campeones fuera de casa es tan lamentable que todavía no tiene derecho a mostrarse reacio a aceptar un empate. Tienen un punto en la tabla en el Grupo F. Tienen una salida y un resultado positivo a domicilio cuando normalmente vuelven a casa con la cabeza colgando.

El tempranero gol en propia puerta de Artem Bondarenko prometía ganar aún más y el Celtic fue siempre competitivo y brillante en un partido tenso e imprevisible contra el Shakhtar Donetsk en Varsovia. Crearon ocasiones más que suficientes para ganar, y deberían haberlo hecho. Pero el emocionante gol del empate de Mykhaylo Mudryk no sólo despertó al Shakhtar de su flojo comienzo, sino que plantó una semilla de duda en la mente del Celtic, que se mostró vulnerable a los contraataques. A partir de ahí, se mostraron más cautelosos.

En los 21 años transcurridos desde que llegó a la fase de grupos de la Liga de Campeones, el Celtic sólo ha evitado la derrota en seis ocasiones en 31 partidos a domicilio, por lo que el resultado tuvo un valor de rareza bienvenido. El hecho de no mantener la portería a cero por séptimo partido europeo consecutivo les volvió a perjudicar, pero pueden sacar suficiente provecho de unos 90 minutos en general convincentes para creer que pueden enfrentarse al RB Leipzig en la tercera jornada en Alemania.

Mudryk empata para el Shakhtar dejando al Celtic con sólo una portería a cero en 34 partidos fuera de casa en la Champions League

El Celtic comenzó con la misma tónica: presionando desde el principio, acosando a los defensores, haciéndose con la posesión del balón desde el principio y, esta vez, marcando un gol tempranero. Cuando Matt O’Riley realizó la primera presión con éxito de la noche, interceptando un mal pase del Shakhtar en la frontal de su propia área, su pase deslizado sirvió para que Kyogo Furuhashi disparara al portero Anatoliy Trubin. Sead Haksabanovic salió por primera vez y, desde la izquierda, combinó con Greg Taylor para que un balón peligroso se colara en el área del Shakhtar. O’Riley lo intentó de cabeza.

Un brillante comienzo necesitaba un gol y éste llegó cuando el Celtic contraatacó con maestría tras una rara jugada del Shakhtar. Josip Juranovic lanzó un despeje en diagonal que Haksabanovic recogió para avanzar. Jugó con Reo Hatate y, si intentaba centrar para Furuhashi en la boca de gol, el envío fue lo suficientemente amenazante como para desviarse de Artem Bondarenko y batir a su propio portero.

En ese momento, el Shakhtar parecía manso. Demasiado para la afirmación del entrenador Igor Jovićević de que sus aficionados llenarían el estadio del Legia Varsovia hasta los topes. Faltan unos cuantos miles y la afición local se mantuvo en silencio mientras el Celtic tenía el control. Los jugadores del Celtic llevaban brazaletes negros en honor a la Reina, pero el público visitante no mostró ningún respeto, ya que se sucedieron los cánticos antimonárquicos. Se levantaron pancartas que decían «F*** the crown» y «sorry for your loss Michael Fagan», en alusión al infame intruso que se metió en la habitación de la Reina en el Palacio de Buckingham en 1982.

La presión del Celtic continuó y Furuhashi se deslizó para casi conectar con el balón en la línea de gol cuando Trubin se tomó su tiempo para soltarlo. Moritz Jenz también forzó una parada. ¿Tenía el Shakhtar algo más? ¿Surgirían? Sí y sí, y ocurrió en cuestión de segundos. Mudryk, el extremo izquierdo de 21 años e internacional ucraniano, es un talento delicioso con habilidad, empuje y velocidad para quemar. No es de extrañar que se le relacione con el Arsenal. El lateral izquierdo Yukym Konoplya envió un balón en profundidad que tenía las piernas suficientes para eludir a tres jugadores del Celtic que se estiraban y, de repente, Mudryk estaba detrás de Juranovic. Si había alguna duda sobre lo que iba a ocurrir a continuación, el propio Mudryk se libró de ella. El Celtic de Glasgow se quedó con el balón en la mano, pero no pudo hacer nada para evitarlo.

El Celtic se tambaleó brevemente. El Shakhtar volvió a atacar por la izquierda, donde de repente se vio expuesto y vulnerable. Mudryk volvió a abrirles y centró para que Marian Shved, el ex extremo del Celtic, rematara a la red en el segundo intento, pero fue anulado por fuera de juego. Shved obligó a Hart a detener el balón mientras el Shakhtar aprovechaba la energía de su gol y de su afición, que de repente se mostró más comprometida y ruidosa.

El hecho de haber cedido una vez más ha mermado el ímpetu y la confianza del Celtic. El Shakhtar se sintió más cómodo jugando a través de su presión, pero entonces la segunda parte comenzó como lo había hecho la primera, con el Celtic tomando el control y haciendo la carrera contra un equipo cómodo a la hora de sentarse y golpear en los contraataques. Jenz fue amonestado por finalizar uno de ellos al forcejear con Zubkov en el centro del campo.

Jota había estado tranquilo en la primera parte, pero se encargó de salvar a Trubin justo antes del descanso y estuvo mucho más brillante en el segundo periodo. Una preciosa carrera en eslalon terminó con un disparo desviado y un córner. Más tarde repitió todo eso, pero no pudo encontrar el espacio para soltar un remate contundente.

El Celtic tenía más el balón, pero estaba preocupado por la amenaza del Shakhtar en la contra. Aun así, las mejores ocasiones las tuvieron ellos. Daezen Maeda y Giorgos Giakoumakis formaban parte de un escuadrón de suplentes en la segunda parte y ambos desperdiciaron verdaderas ocasiones. Maeda no pudo conectar un centro de Juranovic y Giakoumakis disparó por la escuadra tras un magnífico recorte de Greg Taylor.

Un punto, pues. El primer bloque de construcción. Un pequeño paso. Y una pizca de decepción.

Shakhtar Donetsk (4-1-4-1): A Trubin 7 – Lucas Taylor 7, V Bondar 6, M Matviyenko 6, Y Konoplya 7 – T Stepanenko 7 – M Shved 6 (I Petriak 61min, 5), A Bondarenko 6 (N Djurasek 75), H Sudakov 6 (O Ocheretko 78), M Mudryk 8 – O Zubkov 6 (L Traore 61, 5).

Celta (4-3-3): J Hart 6 – J Juranovic 5, C Carter-Vickers 7, M Jenz 7, G Taylor 7 – M O’Riley 7 (A Mooy 69, 6), C McGregor 7, R Hatate 7 (D Turnbull 69, 6) – Jota 7 (L Abada 86), K Furuhashi 6 (G Giakoumakis 69, 5), S Haksabanovic 5 (D Maeda 46, 5). Reservado Jenz.

Árbitro G Nyberg (Swe).

Asistencia 25.000.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.