Las criptomonedas reducen su huella de carbono y su rival Ethereum disminuye su consumo de energía en un 99,95%.

Las criptomonedas reducen su huella de carbono y su rival Ethereum disminuye su consumo de energía en un 99,95%.

Las criptomonedas por fin se vuelven ecológicas. Ethereum, la segunda criptodivisa más importante tras el bitcoin, ha eliminado de un plumazo el 99,95% de su consumo energético esta mañana.

Se está anunciando como uno de los acontecimientos más importantes en la corta historia de las criptomonedas, ya que podría cambiar la imagen de poder del sector. También es un bienvenido respiro tras meses de titulares tóxicos sobre el colapso de los precios, las monedas, las empresas y las carteras de los inversores.

«Creo que este es probablemente uno de los mayores momentos de la criptografía actual. Es una especie de gran señal, una especie de próxima etapa de madurez de las criptomonedas por parte de uno de sus principales actores», dijo Benedict Macon-Cooney, director ejecutivo adjunto de tecnología y políticas públicas del Instituto Tony Blair.

Antes del cambio de Ethereum, que ha sido bautizado como Merge, se calcula que su red utilizaba anualmente la misma cantidad de energía que Chile y tenía la huella de carbono de Hong Kong, según el sitio web Digiconomist. Una sola transacción en la red, o blockchain, equivale en energía a 254.481 transacciones de Visa o a 19.137 horas de ver YouTube.

Bitcoin, la mayor criptomoneda, duplica el tamaño de Ethereum y consume más electricidad al año que Filipinas, según estimaciones del Índice de Consumo de Bitcoin de la Universidad de Cambridge.

La enorme huella de carbono de las criptomonedas siempre ha sido considerada por los críticos como uno de sus defectos fundamentales, y llevó a Elon Musk a dejar de aceptar pagos en bitcoin en Tesla el año pasado.

Los defensores de las criptomonedas, sin embargo, destacan que el sistema financiero tradicional también utiliza mucha energía. La huella de Bitcoin es menos de la mitad de la de los centros de datos mundiales, según las cifras de la Agencia Internacional de la Energía.

Bitcoin uses more electricity per annum than the Philippines, it is estimated

La sed de energía está integrada en el núcleo de la mayoría de las criptodivisas. Para funcionar de forma segura, requieren una red de ordenadores que validen las transacciones mediante un rompecabezas algorítmico. El ganador valida la transacción y obtiene una recompensa: una criptomoneda o monedas recién acuñadas. Esto se llama «prueba de trabajo».

Pero cuantos más jugadores se unan a este juego, más difícil será que un solo jugador gane, por lo que existe un incentivo para construir la mayor «mina» de potencia de cálculo para conseguir el premio. El proceso también protege la red: un pirata informático o un actor malintencionado necesitaría unos 5.000 millones de dólares en equipos de computación para lanzar un ataque contra Ethereum en el marco de la prueba de trabajo.

Esto ha creado una industria de «mineros», almacenes llenos de ordenadores refrigerados por ventiladores. Se concentran sobre todo en Estados Unidos después de que China, Singapur, Kazajistán, Kosovo, Irán y Singapur los prohibieran o restringieran.

Los ecologistas llevan tiempo dando la voz de alarma y ahora los reguladores están dando vueltas. El gobierno de Biden advirtió este mes a la industria de las criptomonedas que, si no ponía orden en su casa, llegarían nuevas leyes, ya que están poniendo en peligro el camino de Estados Unidos hacia la red cero. La Casa Blanca también dijo que las operaciones de minería de criptomonedas crean contaminación atmosférica, acústica y del agua, y ejercen una presión adicional sobre las redes eléctricas.

Este es el pliego de condiciones medioambientales que la fusión pretende abordar.

En lugar de una carrera armamentística de potencia de cálculo, ahora habrá un sistema llamado «proof of stake» en el que unos 420.000 «validadores» que verifican las transacciones en la red son elegidos al azar para obtener la moneda de recompensa tras apostar su propia moneda, el éter, en bloques de 32 (actualmente con un valor de unos 50.000 dólares).

Entonces, ¿seguirá el bitcoin a ethereum por este camino más ecológico? Los defensores de Ethereum son escépticos. «Bitcoin ha decidido ser una plataforma muy resistente al cambio. Hace una cosa, y se ha comprometido a hacer sólo esa cosa, que es mover monedas», dijo Ben Edgington, un ingeniero de la empresa de software ConsenSys, que fue creada por uno de los cofundadores de Ethereum.

Pasar de la prueba de «trabajo» a la de «juego» es un cambio fundamental y un enorme reto técnico. Se ha comparado con arreglar los motores de un avión en pleno vuelo o cambiar de gasolina a electricidad mientras se conduce el coche.

La fusión también está dejando fuera del negocio a los mineros de Ethereum y ha provocado una enorme caída en la demanda de algunos equipos informáticos como las tarjetas gráficas de Nvidia.

Forma parte de una reforma más amplia del ethereum que, según algunos defensores, podría llegar a ser más valioso que el bitcoin en un acontecimiento denominado «el flippening». El precio del éter ha superado al del bitcoin en los últimos meses.

Ethereum fue iniciado en 2013 por un programador adolescente, Vitalik Buterin, que quería crear un sistema de criptomonedas más flexible que el bitcoin.

A diferencia del bitcoin, que es esencialmente sólo dinero digital, es más versátil y actúa como un sistema operativo sobre el que los desarrolladores pueden construir otras aplicaciones, como ocurre con iOS de Apple o Android de Google.

La mayoría de los NFT, o tokens no fungibles, existen en Ethereum. Son los activos digitales como obras de arte, objetos de colección y vídeos que se vendieron por millones en un frenesí de compras durante el boom de las criptomonedas del año pasado.

Aunque Ethereum puede estar resolviendo su problema energético, hay otros problemas, quizá más fundamentales, que resolver. Sólo puede procesar unas 15 transacciones por segundo, frente a los miles de Visa, y esto conlleva enormes tarifas por utilizar la red. A veces cuesta cientos, o incluso miles, de dólares realizar una transacción durante los periodos de mayor actividad.

Para Buterin, el Merge ha tardado años en gestarse y ahora permite que la plataforma crezca y evolucione. Describiendo el sistema anterior como algo que tenía que «trabajar con el mundo tal y como es… la electricidad tal y como es, el hardware tal y como es, lo que son los ordenadores», dijo que la prueba de juego «nos permite crear un universo simulado que tiene sus propias leyes de la física», añadiendo: «Eso nos da, como desarrolladores, mucha más libertad para optimizar el sistema».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.