Crítica de la película Ticket to Paradise – Clooney y Roberts reviven la comedia romántica

Crítica de la película Ticket to Paradise – Clooney y Roberts reviven la comedia romántica

★★★★☆Al presentar esta comedia romántica llena de estrellas en el estreno de Londres, el productor Tim Bevan reveló que quería que se sintiera como una secuela de una comedia espumosa que podrías haber visto, digamos, hace 20 años. Bevan, copresidente de Working Title Films y, por lo tanto, perpetuamente «de marca», se refería claramente a su propio catálogo, concretamente a Notting Hill (Ticket to Paradise también está protagonizada por Julia Roberts) o incluso a Cuatro bodas y un funeral (está igualmente obsesionada con las bodas). Y sin embargo, la razón por la que la película funciona es que se siente como una secuela de algo mucho más antiguo. Es una comedia de humor en el espíritu de los clásicos de los años 30 Bringing Up Baby y Sucedió una noche, y se construye sin reparos en torno a la idea central de que existen dos personas fabulosas, atractivas y carismáticas en el mundo. Y se odian. Pero se aman.

Roberts es Georgia, una galerista de Los Ángeles que, 25 años después, aún no ha superado el fracaso de su matrimonio con David, el jefe de obra de George Clooney, que vive en Chicago. La pareja vive, deliberadamente, en zonas horarias diferentes y parece que se odian a primera vista. Por eso, cuando se anuncia la repentina e inesperada boda de su única hija, Lily (Kaitlyn Dever) (destino: un centro vacacional en Bali), la pareja se aguanta las ganas y se une a regañadientes para destruir la boda de Lily desde dentro y así salvarla de una vida de miseria matrimonial.

Vale, es profundamente estúpida, pero lo sabe. El director y el coguionista Ol Parker (¡Mamma Mia! Here We Go Again), claramente conscientes de que la tonta trama de Bringing Up Baby (¡transporte de leopardo a través del país!) estaba supeditada a los encantos de sus estrellas Cary Grant y Katharine Hepburn, básicamente deja toda la película en manos de Roberts y Clooney. Y maldita sea si no le dan vida. Han sido coprotagonistas fáciles anteriormente (en las películas de Ocean’s y Money Monster), pero aquí, en un contexto de comedia romántica, brillan con una química sin esfuerzo y nos recuerdan que el star system de Hollywood, aunque esté casi muerto, todavía tiene algo de lucha (véase también Brad Pitt en Bullet Train).

El material que les rodea es menos interesante (no estoy seguro de que nos importe realmente la boda de Lily) y actúa sobre todo como un respiro entre las escenas de Clooney-Roberts. Ver a los dos (ella de 54 años, él de 61) intentando bailar un poco de breakdance «borracho» (hacen «la ola») en un bar de Bali al ritmo de It’s Like That de Run-DMC es, según parece, la escena de película que no sabías que necesitabas. Hasta ahora.12A, 104minEn cines a partir del 20 de septiembre

Siga a @timesculture para las últimas críticas de cine


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.